jueves, 23 de agosto de 2012

Sexta causa por Campo de Mayo

El Tribunal Oral Federal 1 de San Martín inició el sexto proceso por crímenes de lesa humanidad, entre ellos el secuestro y desaparición de 7 embarazadas que dieron a luz en una maternidad clandestina y la apropiación de una nieta hoy restituida.
    
Los imputados en el debate oral y público son diez, de los cuales tres, el ex dictador Reynaldo Bignone y los represores Santiago Riveros y Eugenio Guañabens Perelló, estuvieron presentes por estar acusados en la primera causa que se ventila a partir de este jueves.

El Tribunal integrado por los jueces Héctor Sagretti, Daniel Cisneros y Daniel Petrone comenzó la lectura de elevación a juicio pasadas las 10 en la nueva sede tribunalicia de Pueyrredón 3728, partido de San Martín, destinada especialmente a la realización de juicios por delitos de lesa humanidad cometidos en la jurisdicción de Campo de Mayo.

Los acusados, además de Riveros (ex comandante de Institutos Militares) y Bignone (segundo de Riveros), son Luis Sadí Pepa, Eugenio Guarañabens Perelló, Julio San Román, Hugo Castagno Monge, Carlos Eduardo Somoza, Carlos Tomás Macedra, Carlos del Señor Garzón y María Francisca Morillo, estos últimos acusados por apropiación de Laura de Sanctis Ovando.

Tres de las causas que se juzgan corresponden a siete embarazadas desaparecidas junto a sus parejas y en un caso una asesinada en Campo de Mayo.

Las embarazadas desaparecidas junto a sus parejas son Marta Graciela Alvarez, Ana María Lanzilotto, María Eva Duarte, Isabel Acuña, Miryam Ovando, Susana Stritzler y Beatriz Recchia.

Antes del inicio del juicio, Laura Catalina de Sanctis Ovando -cuyos padres fueron secuestrados en Campo de Mayo, estando su mamá embarazada de 6 meses- señaló  que "este juicio significa abrir heridas, limpiarlas y aliviarlas, y también es una manera de honrar y hacer presentes a mis padres".

"También es importante que toda la ciudadanía sepa que el Estado que perpetró crímenes de lesa humanidad hoy exponga y castigue a los culpables", afirmó Ovando, nieta restituida en 2008 y cuya causa por apropiación fue incorporada al debate.

Por su parte, el abogado querellante por la agrupación Justicia Ya!, Pablo Piatigorsky, indicó que "la postura de la querella será inscribir los delitos en el marco de un genocidio", y precisó que solicitarán la condena de cumplimiento efectivo en cárcel común, ya que "el argumento de ancianidad no puede ser utilizado como elemento de impunidad".

Junto con el abogado Jorge Briozzo, el letrado planteó que las más de 20 víctimas de este juicio "deben ser tratadas como desaparecidas y, por lo tanto, se exigirá saber dónde están sus cuerpos".

Gastón Hugo Mena, hijo de Marta Graciela Alvarez y Hugo Francisco Mena -secuestrados y desaparecidos cuando tenía tres años y su madre embarazada-, espera que durante el juicio a los asesinos de sus padres "digan quién tiene a mi hermano o hermana nacida en cautiverio porque es la pieza más importante para armar el rompecabezas de mi vida".

También espera conocer a los que "vieron por última vez a mi mamá embarazada y saber dónde está", señaló el joven de 34 años que en 2010 pudo enterrar los restos de su padre, identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Estuvieron presentes en la primera jornada del juicio la integrante de Madres de Plaza de Mayo-línea fundadora, Mirta de Baravalle; Angela "Lita" Boitano, de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas; el diputado nacional y nieto restituído Horacio Pietragalla Corti; y los nietos Victoria Montenegro, Guillermo Pérez Roisinblit y Lorena Battistiol.

Afuera del edificio, familiares y agrupaciones de derechos humanos y políticas esperaban el inicio del juicio con cánticos, banderas y pancartas con los nombres de los detenidos desaparecidos.


Campo de Mayo fue uno de los mayores centros clandestinos de detención con 5 mil hectáreas en el conurbano bonaerense y allí funcionó la maternidad clandestina y tres lugares de alojamiento de secuestrados.

A esa guarnición eran llevados secuestrados de la zona 4 del Ejército que abarcaba San Miguel, Vicente López, Tres de Febrero, Pilar, Escobar, Tigre, San Fernando, General San Martín, Exaltación de la Cruz, Zárate, Campana y San Isidro.

Los partos se hacían en el hospital Militar de Campo de Mayo, a cargo del fallecido médico militar Julio Caserotto y también bajo la órbita de Norberto Bianco, un médico extraditado desde Paraguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada