domingo, 6 de julio de 2014

Comienza el "Juicio de los obreros" sin certeza sobre la causa Ford

El juicio por delitos de lesa humanidad cometidos contra obreros de fábricas de la Zona Norte del Gran Buenos Aires comenzará el martes. No se sabe si incluirá la causa por el secuestro de 24 trabajadores de la automotriz en 1976, durante la última dictadura, en la que están imputados tres directivos.

“No sabemos si va a estar incluida la `causa Ford`, porque las nulidades planteadas por la defensa de los acusados fueron rechazadas por el Tribunal y la Cámara (Federal de San Martín) pero ellos interpusieron un recurso de casación, aún pendiente”, dijo a Télam el abogado Ciro Annicchiarico, querellante por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

El llamado “juicio de los obreros”, el onceavo de la megacausa de Campo de Mayo, estará a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de San Martín, se extenderá hasta octubre o noviembre de este año, según estimaciones, y podrá en su desarrollo recibir la `causa Ford` si se pronuncia a tiempo la Cámara Nacional de Casación Penal.

Este juicio oral y público, que se desarrollará en la sede de Pueyrredón 3728, en la ciudad bonaerense de San Martín, debatirá sucesivamente cuatro agrupamientos de víctimas: trabajadores (y en algunos casos sus familiares) de los astilleros Astarsa y Mestrina; de los establecimientos ceramistas Cattáneo y Lozadur y de la metalúrgica Bopavi, a los que podrían agregarse los de Ford.

Los imputados no son los mismos en todos los casos y, en la causa Ford, tres ex directivos están acusados de haber facilitado información para el secuestro de 24 obreros y de haber permitido que los represores montaran un centro clandestino de detención dentro de la fábrica, en la localidad bonaerense de Pacheco.

Estos imputados son el ex gerente general Pedro Müller, el ex gerente de relaciones laborales Guillermo Galarraga y el ex jefe de seguridad Héctor Francisco Jesús Sibilla, mientras que no llegará a juicio quien durante la represión de 1976 era presidente del directorio de Ford Argentina, Nicolás Courard, ya fallecido.

“Nosotros pretendemos que (la Casación) resuelva en un plazo razonable” las nulidades, subrayó Annicchiarico y confió en que “la causa Ford se sumará a las otras que integran este juicio pero, si no, irá seguramente al posterior” de la megacausa Campo de Mayo.

El letrado precisó, además, que “si la Casación no hace lugar (a las nulidades) a la defensa de los acusados le queda un recurso más, ante la Corte Suprema, pero que no interrumpe el juicio”.

El juzgamiento de los ex directivos de Ford podría ser el primero entablado a empresarios o gerentes por delitos de lesa humanidad cometidos contra trabajadores de sus empresas durante la última dictadura.

"Hasta ahora, ningún tribunal juzgó o condenó a empresarios o gerentes por su participación o autoría en estos delitos", dijo a Télam el abogado Pablo Llonto, quien representa a una de las querellas de las víctimas.

En otras jurisdicciones, pero con imputaciones similares, también deberían ser juzgados este año el dueño del ingenio Ledesma en Jujuy, Carlos Pedro Blaquier, y su ex administrador, Alberto Lemos, en una causa que está ya en el final de la instrucción, y Marcos Levin, propietario de la transportista La Veloz del Norte en Salta, causa ya elevada a juicio.

"La que llegue primero a juicio oral y sentencia, va a indicar, desde los fundamentos jurídicos, por qué se considera a un empresario partícipe o autor, y eso también va a ser interesante: si se le pone grado de participación o se le pone grado de autoría" en los delitos imputados, explicó Llonto.

Y esto "va a servir de fundamento, seguramente, para todos los demás juicios" en que propietarios o gerentes de numerosas empresas sean finalmente imputados por su participación o complicidad en delitos de lesa humanidad cometidos contra trabajadores de sus establecimientos, durante el terrorismo de estado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada